sábado, 22 de mayo de 2010

Mi que hacer docente

Mí que hacer docente….
De acuerdo a la propuesta de la RIEMS y sobre todo al documento de Perrenaud, me permití señalar algunos detalles que considere interesantes con relación a la asignatura que imparto, la cual se llama “El proceso del envejecimiento”.
La oportunidad que he tenido a través de esta asignatura me permite acercar a los jóvenes al mundo tan extenso del gerente, adulto mayor, adultos en plenitud, ancianos o tercera edad, en fin, hay muchas maneras de denominar a este grupo etario, sin embargo mi tarea, mi reto, lo veo de esta forma, es hacer más tangible la realidad que viven los adultos mayores y lograr esa comunión de pensamiento y practica de los alumnos de la carrera de gericultura, específicamente al 2º semestre, al cual imparto clases.
• Saber definir, evaluar y hacer valer sus recursos, sus derechos, sus límites y sus necesidades: Desde el momento que iniciamos con el proyecto de la asignatura, la metodología del curso, la forma de evaluación así como la dinámica en la cual se desenvolverá la clase, y proyectar la visión a futuro, como profesionales técnicos en gericultura.
• Saber, individualmente o en grupo, diseñar y conducir proyectos, desarrollar estrategias: Estas estrategias, así como la conducción de proyectos importantes que permitan plasmar los conocimientos construidos, permitirán una clara de visión y una evidente construcción de la experiencia personal, y como grupo. Estableciendo desde el inicio que para poder trabajar en cualquier ambiente, es indispensable la tarea de fungir como equipo, como parte importante de un todo; de esta manera haciendo consciencia en las capacidades individuales de cada uno de los alumnos, y teniendo esa visión de trabajo colaborativo, que invita a continuar esta tarea en el mundo real, un mundo laboral, que espera impaciente ante una demanda cada día mayor, la necesidad de una respuesta concreta eficaz y eficiente, capacitada y comprometida con los valores de un líder.
• Saber analizar situaciones, relaciones de los campos de fuerza de manera sistemática: La vida de estudiante, la vida como un alumno es maravillosa, en todo su entorno, en todos sus ambientes. Por ello es fundamental el que formen aptitudes solidas, así como una actitud de liderazgo, de compromiso y responsabilidad. De acuerdo a ello los lazos que vinculen lo teórico, y lo práctico, será de una manera automática, un sistema autónomo, pero a su vez con una relación estrecha el uno con el otro.
• Saber cooperar, actuar en sinergia, participar en un colectivo, compartir un liderazgo: La necesidad de trabajar de manera colaborativa, en sinergia, en equipo hace que desde la formación como individuo este encaminada a trabajar de manera que se vaya madurando el proceso de ser y del que hacer como estudiante, como un líder y como un futuro profesional.
• Saber construir y animar organizaciones y sistemas de acción colectiva de tipo democrático: De una manera responsable, al final de su formación le permitirá trabajar de manera conjunta, como individuo, así como integrante de un equipo, trabajando de manera colectiva, de manera colaborativa.
• Saber administrar y superar conflictos: La formación y la creación de estructuras académicas, no pueden ir solas. Parte de mi labor docente es no desestimar las cualidades individuales de cada uno de mis educandos, de manera que puedan ser capaces de enfrentarse a una diversidad de situaciones de las cuales sean capaces de poder resolver. Si no pueden hacerlo de manera inmediata, por alguna situación relacionada con la respuesta basada en las evidencias académicas, sean capaces de poder buscar alternativas de soluciones de manera sustentable y eficiente.
• Saber jugar con las normas, servirse de ellas, elaborarlas: Evidentemente la fundamentación del éxito, se base en el conocimiento, de las bases formadas, del cimiento sobre el cual se construyen las cosas. En esta misma tesitura, es una herramienta que el joven tenga en todo momento a la mano, para poder resolver conflictos, y optimizar resultados para una situación concreta.
• Saber construir ordenamientos negociados más allá de las diferencias culturales: La visión que el alumno al final de su periodo de formación, evidentemente no le hará en lo absoluto un experto, pero si al menos crear esa visión, esa hambre por continuar. En este contexto la habilidad para desempeñarse específicamente en el trato con el adulto mayor, lo hace una manera el cual no se detenga con la relación a las diferencias de credo, política, o estrato socioeconómico. Un profesional hace esto precisamente administrar de manera correcta sus saberes, sus aptitudes y su actitud para demostrar su competencia, demostrar que es un egresado de calidad.


Sergio Cabrera Uribe
22 de mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario